Desorganización y falta de transparencia: Derechos Humanos atiende quejas por sismos

Crédito: Foto: Cuartoscuro

Derechos Humanos atiende quejas por sismos

La mayoría de las quejas por temas de atención a víctimas del sismo están relacionadas con actividades de búsqueda y rescate en inmuebles derrumbados.

Nota de Animal Político

Desorganización, falta de protocolos, así como fallas en la comunicación y transparencia de información son algunas de las observaciones que ha realizado la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en zonas del país afectadas por los sismos.

El organismo dio a conocer en un informe que inició las investigaciones por presuntas violaciones a derechos humanos por 127 quejas recibidas, de las cuales 119 ya están calificadas y 8 aún pendientes.

La mayoría de ellas (39) están relacionadas con actividades de búsqueda y rescate en inmuebles derrumbados; 34 son por solicitudes de revisión de edificaciones por posibles daños estructurales; 21, por trabajadores que denuncian daños en sus sitios laborales sin que exista un dictamen de seguridad y 13 más que tienen que ver con servicios públicos, como la falla del servicio de agua.

“También, 5 contra la Presidenta del DIF Estatal de Morelos, relacionadas con el destino de los vehículos que transportan víveres y porque dicha ayuda se coloca en bolsas de la mencionada institución; 3, que fueron remitidas a Comisiones de Derechos Humanos locales; 1, relacionada con seguros y esquemas de reparación (INFONAVIT) y 3 por temas diversos”, detalla el informe de la CNDH, quien ha solicitado información a distintas autoridades federales, estatales y municipales sobre las quejas.

En la Ciudad de México la comisión observó falta de aplicación en protocolos y normas en el manejo de cadáveres, una constante rectificación en procedimientos de comunicación entre familias de víctimas y autoridades, falta de un mismo mando en las zonas siniestradas donde operaron indistintamente militares, marinos, policías federales y gobierno capitalino, así como el desabasto de agua en zonas de Xochimilco, Iztapalapa y Tláhuac.